Centro de desintoxicación en Cádiz

La capacidad destructiva de las drogas es tan grande que a veces hace enfermar a otros miembros de la familia. Si conoces a alguien o te encuentras en esta situación, en el post de hoy te ayudamos a identificar y superar la codependencia.

Cómo superar la codependencia

La relación que algunos familiares establecen con el adicto puede facilitarle a éste continuar con su consumo. Si eres padre, madre o hermano e hijo de un drogadicto o alcohólico, puede que estés interesado en la información sobre cómo sobrevivir a la adicción en casa.

¿Qué es la codependencia?

La codependencia es una enfermedad que se desarrolla al mismo tiempo que un alcoholismo o drogadicción

La convivencia con un dependiente a las drogas hace enfermar a las personas que conviven o tienen una relación más estrecha con el enfermo. Esto se produce por la naturaleza de la adicción. 

Hay una tapa invisible en que nadie es consciente de lo que está pasando, ni el enfermo ni los familiares. Se va estableciendo una relación tóxica. La convivencia cada vez se va dificultando más y se va complicando por la especial naturaleza del comportamiento adictivo.

Un adicto es una persona que ha perdido el control sobre su vida, sobre su conducta y que tiene un trastorno por consumo. Es decir, su comportamiento y la forma de ser van cambiando y se va volviendo una persona con reacciones inesperadas, con cambios de humor brusco, más o menos violenta, con síntomas depresivos, con etapas de euforia en las que quiere compensar a los familiares o que se aleja, con quien es muy difícil comunicarse,etc.  

Pero, además de esto, es posible que sea responsable de problemas de diferente índole en casa. Estos problemas pueden venir en forma de complicaciones legales, comportamientos delictivos, problemas económicos, deudas, accidentes, abandono, etc. Vivir entre mentiras, sustos y manipulaciones. 

De esta manera, se generan conflictos que afectan a todos: peleas, rencores, reproches, puede que gritos, etc. que hacen sufrir a los diferentes miembros de la familia. Cada uno de estos familiares establece una relación como puede con el adicto y se enfrenta a la situación de diferentes maneras. 

Cuando esa forma de afrontarlo, es una relación que permite de alguna manera que el dependiente se drogue, hablamos de codependencia. Esto no se hace de una forma consciente, pero el hecho es que alguien está favoreciendo el consumo del enfermo. La coadicción se puede dar de diferentes maneras. A continuación te contamos cuáles son.

 

 

Tipos de codependencia

Hay actitudes codependientes, pero también como patología, una enfermedad propiamente dicha. Tipos codependientes serían:

  • Negar la existencia de la drogodependencia. Por diferentes motivos, hay miembros que se niegan a reconocerlo. Esto hace que el enfermo continúe con su vida de consumo porque nadie interviene hasta que pasa algo gordo. 
  • Encubrir al adicto.  Se le arreglan los desastres de manera que el enfermo no carga con las responsabilidades de sus actos. Esto significa que le es muy fácil continuar con su vida de consumo. Se le facilita.
  • La hiperprotección y justificación de los comportamientos anormales y dañinos del enfermo. Hay adictos que son capaces de cualquier cosa en su trastorno y pueden estar maltratando o cometiendo actos realmente injustificables. Tapar esto no es sano.
  • Boicotear o intentar que el adicto no salga de la droga porque hay tal costumbre en tener esa tóxica relación que el sentido de la vida de la persona afectada de codependencia se perdería. 

Podríamos resumirlo como dependencia al drogodependiente. Esto le afecta psicológicamente con síntomas como: victimismo, compulsividad, negatividad, excesiva dependencia, necesidad de vigilar al adicto constantemente, de controlar su proceso, ansiedad, obsesión, baja autoestima y automedicación.

Si no se ha llegado a enfermar de coadicción, cualquier actitud que facilite la drogadicción también sería una actitud codependiente. Por ejemplo, entrar en peleas para que el familiar se vaya a consumir “con razón”, criticar constantemente sus intentos de salir, darle dinero o negarse a colaborar en su tratamiento.

¿Cómo superar la codependencia?

Si hay un drogadicto en la familia lo más adecuado sería acudir a un centro especializado para que nos informen cómo actuar. Pero también para que nos ayuden. 

Las claves para superarlo serían:

  • Hablar con especialistas que nos ayuden a identificar si tenemos actitudes o padecemos de codependencia.
  • Someterse a tratamiento psicológico.
  • Acudir a una terapia de grupo.
  • Establecer una red de apoyo. Ayuda mucho el estar con personas con el mismo problema.
  • Cuidarse a uno mismo.
  • Conocer la enfermedad de la adicción y comprender que no podemos controlar el proceso del enfermo sino el nuestro. 
  • Ayudarle en su tratamiento si entra en un programa de desintoxicación para desintoxicarnos nosotros también.

Cuando hay coadicción, no siempre es suficiente que el adicto se recupere para que los demás se saneen. A veces, es necesario un tratamiento especializado para superar y sobrevivir a la codependencia. 

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido útil cada mes


Llámanos