Centro de desintoxicación en Cádiz

En el proceso de recuperación de un adicto el craving juega un papel fundamental. Es clave durante la etapa del consumo y también durante la abstinencia. En el post de hoy vamos a hablar de qué es y qué significa para un adicto a las drogas este concepto.

Qué es el craving

Viene del verbo inglés “crave” que significa, desear, ansiar, anhelar. Es la experiencia subjetiva del deseo de una droga.

1# Forma parte de la adicción

Definida como una enfermedad en la que existe un deseo obsesivo de consumir una sustancia a pesar de las consecuencias negativas. A ese deseo hacemos referencia con este concepto.

Por tanto, para un alcohólico son las ganas de beber alcohol, para un cocainómano, el ansia de consumir cocaína para un heroinómano, el deseo irrefrenable de heroína, etc.

2# Es la manifestación de la pérdida de control

Es lo que hace que cuando una persona lo siente, haga lo que sea por conseguir la droga y que una vez que empieza a consumirla, no pueda dejar de hacerlo.

 

ayudarle-adiccion

 

3# No desaparece aunque la sustancia deje de funcionar

Con la cronicidad del consumo, llega un momento en que la droga no da los resultados esperados, no da placer.

Sin embargo, el cerebro seguirá sintiendo esta sensación.  Por el recuerdo fijado en su memoria de la etapa de uso reforzado, la etapa en la que gustaba, daba placer y divertía.

4# Causa recaídas 

Al cortar todo vínculo con la droga, este estado se siente con muchísima más fuerza. Cuando un drogadicto quiere dejar el consumo, es cuando más fuerte va a sentir este deseo.

Por tanto durante los primeros meses de abstinencia o el primer año, el deseo es tan fuerte que hace que los adictos abandonen sus tratamientos y se vayan a consumir.  Interfiere en el deseo de mantener la abstinencia.

4# Está presente durante toda la vida del adicto porque la adicción es una enfermedad crónica

No desaparece, pero sí disminuye la intensidad. Con el tiempo de abstinencia de la sustancia, pero sobre todo con el trabajo que hace el adicto.

En un tratamiento, se aprende a anticiparse y a vivir con él. Entonces, no molesta.

5# Vuelve con la misma intensidad que la restauración de la dependencia

Un adicto que vuelve a consumir una droga psicoactiva años después de estar abstinente, inmediatamente desencadena el  craving.

Con la misma potencia que en el momento álgido por el que decidió dejar la sustancia. Ya no habrá etapa de refuerzo, de placer del consumo.

6# Se intensifica ante señales asociadas al consumo

Este estado se origina en diferentes personas por distintos recuerdos y también  se activa o puede ser modulado de diferentes maneras.

¿Cómo se puede afrontar?

Hay que conocer la manifestación del estado, que podría aparecer:

  • de forma directa. Cuando viene el deseo explícito del consumo de la sustancia.
  • e indirecta. A  través de estados somáticos, de alteraciones emocionales, la ira, cambios de humor repentinos, la sensación de falsa confianza de que ya no se desea el tóxico, etc.

La manera de trabajarlo es conocer los mecanismos de funcionamiento de su dependencia para poder enfrentarlo y que desaparezca sin necesidad de consumo:

1# Informándose:

  1. Identificar las ganas de consumir.
  2. Reconocer los factores que disparan esa sensación.

2# Actuando:

  1. Evitando situaciones de riesgo
  2. Evitando estímulos asociados al consumo
  3. Aprendiendo a no mirar. Sobre todo los primeros meses.
  4. Cambiando las rutinas para deshabituar la cabeza.
  5. Anulando los rituales de consumo
  6. Practicando  deporte
  7. Siguiendo una rutina.

3# Cambiando el pensamiento:

  1. identificando los que dan ganas de consumir
  2. cambiarlos para tener emociones diferentes
  3. aprender a no estresarse
  4. controlar reacciones
  5. trabajando la impulsividad

 

craving

Un ejemplo de esta situación

Ejemplos que dan ganas de consumir:

  • Condicionado a señales internas, pueden ser los siguientes pensamientos o sensaciones:
    • acordarse de un compañero de consumo
    • recrearse con recuerdos positivos de la etapa de consumo
    • provocar situaciones de estrés como pelearse
    • dejarse llevar por la la euforia: si gana tu equipo de fútbol p.e.
    • la sensación de conducir porque recuerde ir al camello, p.e  
    • la sensación de aburrirse
    • arreglarse para salir un sábado por la noche…etc .
    • tener relaciones sexuales. Una experiencia placentera sin droga, el cerebro recuerda que lo hacía consumiendo y da la orden de drogarse.
  • Condicionado también a estímulos externos: visuales, sonoros y olfativos, entre otros:  
    • estar en el mismo ambiente donde se consumía
    • fijarse en las cervezas de la gente al pasar por las terrazas
    • escuchar la música reggae con la que fumaba marihuana
    • ver una imagen de una salina para un cocainómano
    • acudir antes de estar preparado a un local nocturno.  Los factores medioambientales despiertan inmediatamente el deseo de consumir. Hay una mezcla muy potente de estímulos visuales, olor a alcohol, la música, etc.

Ir viviendo y superando las situaciones sin consumir, hará que este estado remita y el tóxico quede definitivamente asociado al sufrimiento que trajo.

¿Te ha gustado el artículo?
¿Qué es el craving?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido útil cada mes


Llámanos