¿Qué hacer si mi pareja es alcohólica?

Cuando te das cuenta de que tu pareja es adicta al alcohol,  ya estás agotado. Probablemente vivís entre peleas, gritos y problemas cada vez mayores. Ya no es la persona de la que te enamoraste y estás confusoNo sabes qué hacer. Se pone peor si le dices que es un alcohólico y no quiere tratarse. A continuación, te ayudamos a afrontar el problema.

 

¿Qué hacer si mi pareja es alcohólica?

Tanto si lo reconoce o no, mi pareja depende de la botella. Es muy sencillo, pero muy duro. Además nos da vergüenza hablarlo. No sabes a quien contárselo. A lo mejor acudimos a alguien y es peor porque lo contamos mal o le quitan importancia. Tampoco sabes si hablarlo con la familia, porque les vas a dar un disgusto a sus padres o crees que van a pensar que es culpa tuya. Por eso, lo mejor es hablarlo donde te entiendan.

 

1. INFÓRMATE. Acude a un centro especializado

Lo más urgente es acudir a un centro especializado donde te guíen y te informen. El alcoholismo es una enfermedad que se desarrolla por beber en exceso. Causa un trastorno físico y también mental. Por eso es muy compleja. Cuéntales tu caso y la historia de consumo de tu pareja.  Te van a entender perfectamente.

Si te da miedo cómo va  a reaccionar si le dices de ir a un centro, puedes ir solo. En los centros especializados están acostumbrados a informar a las parejas sin que les acompañe el enfermo. Ellos te ayudarán a dar los primeros pasos y a planear la estrategia para sentar a tu pareja y hablar directamente con él o ella. Harán lo mejor en su caso.

 

2. LLÉVALO AL MÉDICO DE CABECERA. Búscale ayuda

Acudir al médico con tu pareja es buena idea. Escucharlo del médico y no de ti tendrá más efecto. Existen test específicos de detección del alcoholismo y marcadores biológicos que no podrá negar. Además, el etanol es un tóxico que afecta a todo el organismo y es necesario saber  en qué estado de la enfermedad se encuentra.

Hay que saber qué otras complicaciones médicas le ha causado el consumo abusivo de  alcohol. Es el responsable de trastornos neurológicos, cardíacos, de la conducta, de enfermedades del hígado, de diversos tipos de cáncer y puede causar la muerte. Si además ha desarrollado una enfermedad de estas, puedes hacer más fuerza para convencerle de que necesita tratamiento, para concienciarle de la necesidad de recuperarse.

 

Nueva llamada a la acción

 

3. NO TE CULPES NI TE RESPONSABILICES. Busca ayuda para ti

Acepta que es una enfermedad y que no se trata de la fuerza de voluntad de tu pareja, que no es que no quiera, es que no puede dejar de beber. Necesitas ayuda. En los centros especializados también hay grupos de refuerzo para las parejas del enfermo que se han acostumbrado a mal vivir con un consumidor. Déjate auxiliar.

4. HABLA CON TU PAREJA y colabora en su recuperación.

Emocionalmente es muy débil y está sufriendo mucho. Háblale como a un enfermo porque es lo que es, un enfermo que a veces llora como un niño y a veces se comporta como un demonio.  No esperes razonar con él o ella hasta que no haya entrado en un tratamiento

Muchos alcohólicos llegan a tratamiento porque su pareja les ha echado de casa. La pareja siente que ha pasado a un segundo plano. La botella está primero. No todo el mundo aguanta convivir con la peor fase del alcoholismo. A veces es incluso necesario, porque es una forma de amor duro. Si has llegado hasta aquí y le has aguantado tanto, puedes aguantar su recuperación, porque si colaboras, será más fácil.

 

5. SE FIRME. Pon límites

Es el principio de un largo proceso. Hazle saber que a partir de ahora todo va a ser diferente y que si no se pone en tratamiento, las cosas van a cambiar. No le acompañes en sus salidas; no le confíes responsabilidades como quedarse con los niños si tenéis hijos.

Aplica medidas para convivir con un alcohólico. No le pongas las cosas fáciles para que consuma y por supuesto no consumas en casa.  Retira el alcohol de casa incluso el que tienes para cocinar y los medicamentos.

 

6. NO INTENTES DESINTOXICARLE EN CASA

Si no quiere acudir a un centro o tratamiento, no intentes que deje de beber sin ayuda médica. El síndrome de abstinencia al alcohol puede causarle la muerte.

Es importante saber que no hay medicamentos que curen el alcoholismo, pero sí tratamientos eficaces que pueden recuperar vuestra vida en pareja.

Tanto si tu pareja reconoce su problema como si no quiere ni oírlo, infórmate de lo que es el alcoholismo y de sus síntomas. Acude a un centro especializado para que te asesoren y te guíen.  Tenéis derecho a terminar con este tipo de vida.

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido genial cada mes


¡Exprésate! Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad



Aún no hay comentarios en esta entrada. ¿Te animas?