Síndrome de abstinencia alcohólica: ¿cómo afecta?

El síndrome de abstinencia alcohólica o síndrome de deprivación alcohólica es la expresión clínica de la interrupción brusca o disminución de la ingesta de alcohol en un paciente que ha desarrollado una dependencia física al mismo.

Este cuadro clínico es el grupo de síntomas y signos que se manifiesta a través de la aparición de trastornos físicos y psicológicos de intensidad diversa, según diferentes modos. Suele aparecer aproximadamente a las 6 horas hasta 24 después de la última bebida alcohólica.

 

Síndrome de abstinencia alcohólica

Es importante resaltar que el individuo tiene que haber desarrollado la dependencia al alcohol. Las personas que beben rara vez no suelen tenerlo. Sí se da en las personas que abusan del alcohol, que tienen un consumo perjudicial y en adictos. Se necesita haber dejado de beber, ya sea involuntariamente, por lesiones o enfermedades, o voluntariamente, porque se esté llevando a cabo una desintoxicación.

El síndrome de abstinencia del alcohol es especialmente peligroso debido a las desrregulaciones orgánicas que genera pudiendo además llegar a producir la muerte.

Hay cuatro estados que los médicos miden con la escala CIWA y a partir de ahí, lo tratan clínicamente. Los estados se clasifican según la intensidad de los síntomas. Cada síntoma puede ir desde muy leve a leve, moderado e intenso. Por ejemplo, en el caso de los temblores, puede aparecer desde un cosquilleo sin temblor que se siente en los dedos (muy leve) a temblores de manos (leve) hasta temblores más fuertes (moderado) e incluso una alteración motora que impida al enfermo cualquier acción con las manos (intenso, o sea, grave).

Igualmente, podemos observar unas alteraciones visuales o auditivas moderadas como pitidos o ver borroso hasta un verdadero cuadro de alucinaciones. Lo mismo con cada síntoma, puede ser que en el grado leve no haya ansiedad, en el moderado sí y en el grave llegue hasta un ataque de pánico.

Estos síntomas incluyen:

  • Temblores
  • Insomnio o problemas para conciliar el sueño
  • Ansiedad
  • Sudoraciones
  • Vómitos
  • Sobresaltos
  • Nerviosismo o agitaciones
  • Depresión
  • Dolores de cabeza
  • Desde irritabilidad a cuadros de agresividad
  • Fatiga
  • Alteraciones en la frecuencia cardíaca por demasiado rápida o demasiado lenta
  • Taquicardia o hipertensión
  • En casos más graves, fiebre y convulsiones

El caso más grave es el Delirium Tremens, que suele aparecer entre a los tres o cuatro días de interrumpir el consumo. Muy pocos alcohólicos llegan a esta fase en la abstinencia. Sólo un 5% de los pacientes alcohólicos presentan este estado. Se trata en unidades de cuidado intensivo. Va acompañado de agitación psicomotriz, cuadro de desorientación y confusión, alucinaciones, hipertensión arterial y excesiva sudoración, importante repercusión afectiva e intensa angustia.

 

sindrome abstinencia alcoholica

 

Tratamiento del síndrome de abstinencia

Los pacientes con síndrome de moderado a grave necesitan un tratamiento médico en hospital o centro especializado para reducir los síntomas de la abstinencia, realizar una correcta desintoxicación y recibir psicoterapia. Excepto con el síndrome de abstinencia muy leve, lo mejor es acompañar el seguimiento clínico con tratamientos terapéuticos.

Si es usted consumidor y tiene pensado dejar de beber, acuda al médico para una correcta desintoxicación. Le informará de cómo de grave puede ser su abstinencia, cuánto duran los síntomas y de su grado de dependencia.

Preguntas que suelen surgir:

1# ¿Se puede tener un síndrome de abstinencia sin saberlo?

. Hay que tener en cuenta que hay personas que no saben que tienen dependencia al alcohol porque creen que beben poco, pero a diario. Entonces, se da en las hospitalizaciones. Si esta persona es ingresada en un hospital para cualquier tipo de cirugía u operación, sufre el síndrome de abstinencia, se complica su cuadro y en los postoperatorios puede multiplicar el riesgo de mortalidad. Recuerde decirle a su médico que es bebedor aunque la operación no tenga nada que ver.

2# ¿La resaca es un síndrome de abstinencia?

No. Como hemos dicho al principio, para que haya síndrome de abstinencia, tiene que haber dependencia. La resaca es el resultado, las consecuencias que el organismo acusa después de haber bebido en exceso, de intoxicarse. Se ha ingerido más alcohol del que el cuerpo puede metabolizar y esto produce un grupo de síntomas al cabo de horas.

Curiosidades ¿sabías que…? En un cuadro de adicción, los tiempos se acortan y el alcohólico consume cada vez más porque no es consciente de que lo que hace es consumir, entre otras cosas, para dejar de tener el malestar que estos síntomas le provocan. Lo alivia tomando más.

3# ¿Cómo dejar el alcohol sin síndrome de abstinencia?

No se puede. Es una etapa de la desintoxicación por la que tendrá que pasar la persona alcohólica si quiere recuperarse. Es por ello que siempre es recomendable un seguimiento médico en el caso de que el alcohólico quiera comenzar a superar su adicción al alcohol.

 

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido genial cada mes


¡Exprésate! Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad



Aún no hay comentarios en esta entrada. ¿Te animas?