Cómo ayudar a un cocainómano

Tener a un adicto a la cocaína dentro de la propia familia puede ser una situación estresante que nos preocupe constantemente. Nos genera muchas dudas de cómo podemos facilitarle el cambio y poner a su disposición recursos prácticos y reales.  Hoy vamos a hablar de cómo ayudar a un cocainómano, un adicto a la cocaína. 

Cómo ayudar a un cocainómano

Es duro. Y puede ser hasta urgente, sobre todo si ese familiar es alguien con quien vives.  Este tipo de enfermedad tiene unas consecuencias que pueden llegar en forma de problemas de distinto tipo como  de convivencia o pasarte factura a nivel de salud.

¿Cómo afrontar personalmente la enfermedad?

Una vez que es un hecho que nuestro familiar tiene una adicción a la cocaína,  debemos tener en cuenta varias cosas:

1. No auto culparse

No somos responsables del inicio y el mantenimiento en el consumo de drogas de nuestro ser querido. Hay muchos factores que influyen, de diversa índole y ámbito.  

Culparse no ayuda en nada.  Quizás el entorno familiar y la educación tengan un gran peso, pero desde luego no son suficientes para desarrollar una dependencia. Por ello, el siguiente punto.

2. La adicción no es un vicio

La adicción es una enfermedad que supone un trastorno mental y que requiere de un tratamiento médico. Esto nos ayuda a:

  • comprender mejor el cambio de personalidad y las actitudes manipuladoras y de confrontación que tiene en casa.
  • perdonarle por el daño que haya podido hacer y avanzar hacia el cambio
  • dejar atrás la imagen de drogadicto débil y sin fuerza de voluntad que probablemente hemos mantenido durante un tiempo. No es algo que hace voluntariamente sino que se ve obligado a consumir, está automatizado.

3. No debería ser un tabú

No sentir vergüenza ya que hay muchas personas con esta enfermedad. Desgraciadamente cada vez más. El miedo al qué dirán puede hacer que no actuemos a tiempo  o que lo hagamos demasiado tarde.

4. Solo puedes ofrecerle tu apoyo

Aceptar que no puedes hacer nada para alterar el comportamiento del adicto. Excepto afrontar la realidad e intentar ayudarle a entrar en tratamiento.  No se puede controlar su proceso.

5. Es importante que participes en su recuperación

Como familiar, eres un recurso socioterapéutico. Tener la convicción de que nuestro apoyo será un pilar muy fuerte para que complete con éxito un tratamiento.

6. Quizás hayas desarrollado codependencia

Asumir la posibilidad de que también hayas enfermado de codependencia y necesites atención psicológica.

Esta enfermedad acompaña a la adicción. Se desarrolla en los familiares más cercanos y de alguna manera le permite continuar con la conducta adictiva a la cocaína.

Es normal que los familiares pierdan la perspectiva y se pueden convertir en facilitadores, encubridores o negadores de la adicción.

7. Recuerda mimarte

No puedes olvidarte de ti mismo y debes cuidarte. No se puede ayudar a alguien si uno no está bien.

8. Hacerle ver que tiene un problema

Ayudarle a dar el paso.  Es la parte más complicada  porque el enfermo se ve sometido a diferentes fases en el proceso de cambio.  

Somos conscientes antes que él de lo que sucede. En una primera etapa el adicto no ve que tiene un problema con las drogas. En este momento quizás lo mejor sea hacerle guiños para que vaya tomando conciencia de que tiene este problema.

La manera que da resultado es por supuesto siempre desde la comprensión, la empatía, la motivación y el cariño. Nunca cuando esté consumido.

 

cocaina y alcohol

 

Pasos para ayudar a un adicto a la cocaína

1. Asesorarnos

Para saber si estamos haciendo las cosas bien. También para conseguir que dé el paso y se decida a cambiar:

  • Ponerle límites claros. Es necesario cortarle la ayuda económica, y es muy posible que intente manipularte. Hay que impedirle que consuma con todas las medidas a nuestra disposición.
  • Motivarle a que se mantenga en un tratamiento.
  • Reconocer los cambios positivos que va haciendo. Tiene la autoestima muy dañada.
  • Reconocer los síntomas del malestar de tu codependencia: negatividad, compulsión, ansiedad o tomar medicación para poder dormir, etc.
  • Identificar si tenemos conductas codependientes:
    • sobreprotegerlo
    • si niegas o justificas sus comportamientos
    • si tienes miedo a perder el control sobre tu familiar enfermo
    • si discutes mucho con él
    • o inventas necesidades que tiene para no ingresarlo en una clínica
    • si estás obsesionado/a con que puede recaer
    • o si te has olvidado de vivir tu propia vida

2. Colaborar en su tratamiento

Y de esta forma ayudarnos también a nosotros mismos:

  • Asistir a las terapias de familia o pareja
  • Estar en comunicación con su psicólogos o terapeutas
  • Estar atento a las señales del proceso de recaída
  • Asistir a explicaciones didácticas para conocer los mecanismos de la enfermedad y poder ayudarle de forma efectiva y real

3. Adoptar una serie de medidas pragmáticas en casa

Como por ejemplo no consumir alcohol en su presencia, evitar contenidos en televisión y en las conversaciones relacionados con el tema o no hablarle de sus amistades.

Superar la adicción a la cocaína es posible. Tanto si tu familiar ha entrado o no en tratamiento, en un centro especializado pueden ayudarte con toda esta información y completar las listas aquí incluidas para que no tengas más dudas.

¡Comparte este artículo!
¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido genial cada mes


¡Exprésate! Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad



Aún no hay comentarios en esta entrada. ¿Te animas?