Consecuencias de la cocaína para trabajar

El alto ritmo de trabajo de las personas hoy en día, el estrés que sufren y las exigencias que van en aumento, requieren de una energía física y mental de la que muchas veces no disponemos. Muchas de estas personas buscan una solución en aquellas sustancias tóxicas que pueden aportar esa energía que falta. Sin embargo, estas sustancias provocan unas consecuencias en la salud y en la vida en general de la persona que si se compara con ese momento de energía, no vale la pena. En este post, te contamos cuáles son las consecuencias más graves de la cocaína para trabajar, una de las drogas más consumidas para mantener un ritmo de trabajo muy alto.

 

“Cocaína para trabajar porque mi curro me lo exige”

¿Nunca has pensado que te gustaría estar al 100% en tu trabajo todos los días? Seguro que sí. Ya sea por ambiciones, metas o simplemente porque tu trabajo te lo exige, es un pensamiento que todos hemos tenido.

Hay personas que han encontrado una forma de tener un pleno rendimiento en sus horas de trabajo: la cocaína. Ya que se trata de una droga activadora, la cocaína proporciona ese subidón que tanto se necesita para acudir a esa reunión, terminar esos informes o simplemente desarrollar esa idea que tanto se necesita.

Estas personas aseguran que consumir, tanto cocaína como otros tipos de drogas como el LSD, hongos alucinógenos o peyote, les proporcionan mejor concentración y mejor rendimiento laboral. ¿Esto es realmente así?

Si ponemos en comparación las habilidades que necesitamos para trabajar a pleno rendimiento antes y después de consumir una pequeña dosis de este tipo de drogas, podemos estar tentados a probarla y ver lo eficaz que pueden ser en ese momento. Sin embargo, como ocurre con todas las sustancias tóxicas, existen unas consecuencias que se explican con una simple frase:

TU SALUD Y TU CALIDAD DE VIDA IRÁN EMPEORANDO

En el siguiente apartado, hemos intentado resumir al máximo todas las consecuencias negativas que tiene drogarse en el trabajo con cocaína.

 

Consecuencias de consumir cocaína en tu puesto de trabajo

Te vamos a enumerar las principales consecuencias, las cuales pueden hacer referencias a varios ámbitos de tu vida, como las relaciones con otras personas, con tu familia, la salud o tu bolsillo.

 

1. No pasarás desapercibido entre tus compañeros de trabajo

Consumir cocaína conlleva unos efectos físicos muy fáciles de detectar por los demás, sobre todo si ellos no han consumido. Por tu parte, disfrutarás de una sensación de euforia y bienestar, y sentirás que puedes con todo en ese momento, que eres invencible.

Tus compañeros, por otro lado, verán tus pupilas dilatadas, un comportamiento violento y eufórico (muy fuera de lo normal), nerviosismo y tensión, sudoración, etc. Y aunque pienses: “seguro que puedo disimular esos efectos”, nosotros como expertos en Tratamiento de las Adicciones, te aseguramos que eso es un mito.

 

2. A la larga, para conseguir ese rendimiento necesitarás dosis más altas

Cualquier tipo de droga crea tolerancia en cualquier persona, por lo que a medida que el tiempo pase, vas a necesitar más cocaína para conseguir los resultados que quieres. Y, además de esta tolerancia se desarrolla también la dependencia, lo que provocará que llegue un momento en el que oficialmente seas adicto a la cocaína.

 

3. El consumo de una droga, puede llevarte al consumo de otras drogas

Es muy común que las personas que se vuelven adictas a una droga tengan más probabilidades de consumir otras drogas. En este caso, si consumes cocaína por motivos laborales, es probable que también acabes siendo dependiente de bebidas alcohólicas.

 

4. La cocaína repercutirá en tu salud

Puedes sufrir daños permanentes en el tejido cerebral y en el corazón, daños en otros órganos como los pulmones, el hígado o los riñones. Tendrás náuseas muy a menudo, tus dientes empezarán a deteriorarse hasta que finalmente los pierdas mucho antes de lo que habías previsto, y lo más probable es que los problemas psicológicos como las alucinaciones y la paranoia estén presentes en muchos momentos.

 

dejar cocaina

 

5. Drogarse para el trabajo, y fuera de él

Como habrás creado dependencia a la cocaína, comenzarás a necesitar consumir fuera del trabajo, el cuerpo te lo pedirá. La adicción se convertirá en el centro de todo, y eso te llevará a directamente al fracaso. Muchas personas piensan que pueden “controlar” ese consumo, sin embargo, NADIE puede controlarlo.

 

¿Qué podría pasar si sigo consumiendo?

Aunque es una pregunta que todo el mundo sabe, queremos enumerar todas las posibles consecuencias que puede tener el seguir consumiendo cocaína para mantener un ritmo laboral alto.

 

  • Serás adicto a la cocaína

La adicción se desarrolla a partir de un consumo continuado y frecuente, y es una consecuencia que no podrás evitar. La droga empezará a cambiar tus hábitos, y tu cerebro se acostumbrará a ella, todo girará entorno a conseguir más.

Y la peor parte de una adicción es lo rápido que puedes caer y lo difícil que te será levantarte para recuperarte. El proceso de rehabilitación es largo, y comprende mucho esfuerzo tanto por el adicto como por su familia.

 

  • Perderás tu empleo

Ya que la cocaína produce unos síntomas que no se pueden esconder ni disimular, tus compañeros y/o jefes se darán cuenta de que algo ocurre. La empresa puede despedirte por una falta muy grave, o suspenderte de empleo y sueldo.

 

  • Afectará a toda tu familia

La adicción es una enfermedad cuyas consecuencias son sufridas tanto por la persona adicta como por las personas que la rodean. Suele desarrollarse la “codependencia”, el cual es un estado que desarrolla un familiar y que se caracteriza por la obsesión del control de los hábitos del consumo del adicto. Lo que se conoce como “la adicción al adicto”.

El responsabilizarse de los daños que provoques, reprimir sus sentimientos y emociones para evitar darte un motivo por el que consumir o la pérdida de su identidad al asumir tus obligaciones son algunos de los síntomas de la codependencia.

 

  • Te arruinarás económicamente

Comenzarás a gastar más y más dinero, y ya no solo en cocaína, sino en otras drogas. El consumo de una de ellas te lleva a desarrollar otro tipo de adicciones. En el caso de la cocaína, los adictos a ella suelen también ser alcohólicos. Esto es así porque intentan contrarrestar los efectos de la cocaína con los del alcohol, ya que la primera es una droga “activadora” y la segunda es una droga “depresora”.

 

Conclusión: es momento de dejar la cocaína

Es necesario que te tomes un momento para reflexionar el por qué consumir esta droga puede destruir tu vida. Un cambio de perspectiva puede ayudarte a superar cualquier bache en tu vida sin tener que recurrir a las drogas.

Si crees que necesitas ayuda para dejar de consumir cocaína, ponte en contacto con profesionales. Como hemos mencionado ya, la adicción es una enfermedad, no se consume por placer. Y como tal, debe ser tratada con un tratamiento adaptado a la situación del paciente y orientado a la recuperación total del adicto.

¡Comparte este artículo!
¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido genial cada mes


¡Exprésate! Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad



Aún no hay comentarios en esta entrada. ¿Te animas?